Recomendaciones agosto 2020 viajeras, gastro, lectoras y seriéfilas

Llegó el mes de vacaciones por excelencia pero esta vez con el añadido de la distopía que estamos viviendo. Se nos aconseja hacer turismo nacional, hay rebrotes por todo el país, falta justo un mes para la vuelta al cole (y todavía no tenemos un protocolo claro y seguro, tanto como madre como como profesora) y muchas incógnitas más.

Pero nadie nos va a quitar las ganas, dentro de un entorno seguro y responsable, de disfrutar un poco de la vida. Lo poco que nos está permitiendo 2020. Año maldito.

Nosotros estamos saliendo poco y quedando con poca gente, más allá de lo que es la familia más cercana y los amigos más íntimos. Teníamos un viaje programado a la zona de Cazorla, Úbeda y Baeza que finalmente decidimos cancelar. Me supo mal porque quiero aportar mi granito de arena para reactivar la economía de nuestro país, pero me siento más segura, por el momento, apoyando el negocio local de mi alrededor. Ya habrá tiempo para lo otro. Espero que más pronto que tarde.

Y en esa línea de apoyar al negocio de mi tierra, junto con alguna que otra recomendación que se puede hacer independientemente del lugar en el que vivas, ahí van mis propuestas:

Una playa para desconectar

Si seguís mi cuenta principal por Instagram, ya conoceréis de sobra la Playa de la Marina, en Elche(Alicante). Una playa con parking, puesto de socorro, lavaderos, aseos que limpian a diario (aunque este año no están operativos) y hasta un bar. Es, de lejos, mi favorita de todas las que tengo alrededor.

Todo está a mano. Además, esta playa apenas está urbanizada, tiene sus cuatro casitas pintorescas de siempre, metidas en la arena (que también habréis visto en algunas fotos de mi cuenta) y km de arena. Ideal para dar paseos. Las aguas normalmente están muy limpias, cristalinas. Eso sí, al tratarse de una playa con mar abierto, este no siempre está en calma. Es un poco lotería. Pero el día que está tranquilo, aquello es lo más parecido al paraíso.

Y como imaginaréis, no soy la única que conoce de la existencia de este idílico lugar. Por eso, lo mejor, como pasa con casi todas las playas, y más en periodo estival, es madrugar mucho y retirarse pronto, o al contrario, acercarse al atardecer.

Un restaurante con vistas

¡Y qué vistas! Justo al lado de la Playa de la Marina, en la Playa del Pinet (de hecho es la misma playa, se puede llegar a ella andando por la orilla sin apenas esfuerzo) está el restaurante más auténtico e ideal para el verano: el Restaurante Galicia.

No sé si le pusieron el nombre por la brisa continua que corre en su terraza, pero es lo que tiene estar en primera línea (literal, si vas, pide una mesa al lado de la barandilla, casi parecerá que estés en un barco).

Es un clásico que, junto con el Restaurante Maruja, lleva triunfando toda una vida en el Pinet. Además tiene menús que están muy bien de precio, que incluyen arroces de muy buena calidad (y lo dice una persona que no suele pedir arroz fuera de casa porque nada le parece estar a la altura del que se hace en casa). Quizás es que todo acompaña. Puede ser. Porque además, ahora en este sitio también se celebran tardeos con música en directo para amenizar la jornada. Vamos, que llegas para comer y, si quieres, puedes quedarte ahí a ver el atardecer. ¿Se te ocurre mejor plan?

Un libro para iniciarse en la poesía

Una de las cosas que más me gusta hacer en la playa, además de dar un paseo por la orilla y bañarme con mis hijos, es leer un libro a la sombra de una sombrilla de encaje y seda. Y el momento en el que ellos se ponen a jugar con la arena es el adecuado.

Cierto es que a pesar de que leer en la playa es otro rollo, la concentración la suelo perder con cierta facilidad por lo que suelo optar por llevarme libros ligeros, con capítulos cortos, de lectura amena y con tramas que no me hagan tener que pensar mucho.

El último que me he leído, cumple con todos mis requisitos. Se trata del primer poemario de Miki Naranja, Palabras de Perdiz, del cual haré una reseña en breve. Tan solo os adelanto, que en una sola jornada playera te lo lees sin problema y es ideal para inciarse en la poesía.

Otra recomendación literaria, que ya os comenté pero que os recuerdo es la de La única mujer.

Un producto cosmético para rubias

Las rubias me entenderéis. Dar con un producto que devuelva brillo y luminosidad a un pelo claro es complicado. Pero no sabíamos que podíamos contar con la ayuda inestimable de La Ambición Rubia, la eterna Marilyn que vuelve, una vez más, a nuestras vidas en forma de cosmético al rescate.

Lush Spain lo ha vuelto a conseguir y nos deleita con este tratamiento prelavado capilar que. personalmente, llevo usando poco pero desde el primer uso ya noto mi pelo más sedoso, más hidratado, en definitiva, más cuidado.

El modo de empleo es sencillo. Después, quizás, de una larga jornada playera, por seguir con el hilo conductor del post, con comida incluida en chiringuito, el pelo, ha ser cuidado como se merece. Por eso, estoy usando este prelavado, que me aplico unos 20-30 min antes del lavado por todo el pelo seco, desde la raíz a las puntas. Después lavo normal con mi champú y acondicionador.

¿Cuál es su secreto? Sí, efectivamente, la camomila, esa gran amiga de las rubias, está presente, pero no perdáis de vista el resto de ingredientes: azafrán, zumo de limón orgánico y funícula de linaza. ¡Menudo manjar! Mi pelo se lo está comiendo que da gusto.

Una serie para pensar

Al 2020 aun le quedan más de cuatro meses pero si no es la mejor, lo que sí tengo claro es que la serie de Dark va a estar en mi top ten de favoritas del año.

La suerte que yo he tenido es que no había visto ni un solo capítulo y me he bebido las tres temporadas del tirón. Así que la serie famosa, entre otras cosas, por sus enrevesadas tramas con las historias de los personajes a mí no me ha resultado tan difícil de seguir por tener toda la información fresca.

Se trata de una historia en la que los principales personajes pueden viajar al pasado y al futuro y convivir con sus yo de ese presente para intentar cambiar los acontecimientos venideros, puesto que el final es el apocalipsis. También habla de la existencia de universos paralelos.

Además de la historia, llena de citas icónicas, con muchos guiños a teorías y estudios científicos reales y una trama que te mantiene enganchada de principio a fin, la serie cuenta con un director de casting que se merece todos los premios del mundo porque ha clavado su trabajo.

Otra cosa que a mí, personalmente, me parece un plus es que la temporada 3 es la última y por tanto tiene el desenlace final. No me gustan las series que cuando empiezan a tener éxito se empeñan en alargar porque, normalmente, se cargan su esencia.

La podéis debéis ver (ya) en Netflix.

¡Feliz agosto!


Para recomendaciones literarias, sígueme en @sildeltoboso. Para recomendaciones seriéfilas, sígueme en @silenserie. Para recomendaciones cosméticas, sígueme en @silmarinanorefinada. Para todo lo demás, sígueme en @silbetrendy.

Source link

Leave a Reply